La última reforma de los tratamientos públicos de reproducción asistida

embarazada-fertilidad La Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, anunció este verano la actualización de la Cartera Común de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS), entre los que se encuentran los tratamientos públicos de reproducción asistida.

A la hora de llevar a cabo esta revisión de servicios asistenciales, respecto a la Orden SCO/3422/2007 de 21 de noviembre, los expertos se han centrado en detectar aquellos en los que es necesario modificar sus condiciones de uso o protocolizar sus actuaciones, concretamente, no sólo en áreas de Reproducción Humana Asistida, sino también en otros ámbitos como cribados neonatales e implantes oftalmológicos.

A partir de ahora, las técnicas de reproducción asistida en la sanidad pública se realizarán con carácter terapéutico o preventivo en casos de diagnósticos de esterilidad o enfermedades de transmisión genética. Asimismo, algunos de los criterios establecidos para llevarse a cabo en el SNS son la edad (40 años al inicio del tratamiento para las mujeres y 55 para los hombres), el número de ciclos (varía en cada técnica), además de tener en cuenta que la pareja no debe tener hijos comunes sanos ni haberse sometido previamente a una esterilización voluntaria.

Como novedad, se incluye el diagnóstico genético preimplantacional y el lavado seminal. En ambos casos, el fin es prevenir la transmisión de enfermedades, ya sean genéticas o virales crónicas en el caso de pacientes con VIH o hepatitis C, respectivamente.

Ana Mato dio a conocer estas últimas novedades en el pleno del Consejo Interterritorial del SNS que tuvo lugar el pasado 23 de julio y que ella misma presidió. Esta noticia ha llegado siete meses después de que Ana Mato y los consejeros de sanidad de todas las comunidades autónomas alcanzasen un acuerdo sobre la Cartera Común de Servicios del SNS, teniendo en cuenta las recomendaciones de expertos de sociedades científicas y colegios profesionales.

Reacciones ante esta reforma

Por una parte, algunas instituciones y organizaciones ya han mostrado su rechazo ante esta nueva reforma. Ése es el caso del parlamento catalán (exceptuando el PP), al considerar que las mujeres solteras quedan excluidas del servicio público de reproducción asistida. Esta institución catalana ha presentado una propuesta de resolución por la cual debería garantizarse el acceso a técnicas de reproducción asistida a todas las mujeres, incluidas las que decidan ejercer su maternidad “de forma autónoma, en el seno de una pareja lésbica o en cualquier formato de convivencia”.

Por otro lado, desde el Ministerio de Sanidad consideran que esta reforma garantiza “la igualdad efectiva en el acceso a las prestaciones en todo el territorio y contribuirá a la mejora de la equidad”. Según esta perspectiva, con esta actualización se han establecido las líneas básicas para ordenar prestaciones, resolver ineficiencias e incrementar la calidad y seguridad de los pacientes.

Más información: Descargar documento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *