¿FIV normal o criopreservación?

criopreservacion
La criopreservación es una técnica relativamente nueva en el campo de la reproducción. Ésta se aplica tanto en óvulos como en embriones y de aquí a un tiempo ha ganado en popularidad entre las mujeres que deciden retrasar la maternidad congelando sus óvulos. No obstante recientes estudios revelan resultados contradictorios a la hora de usar un óvulo fresco frente a uno criopreservado.

Cuando hablamos de vitrificación nos referimos a que el ovocito se expone a una temperatura que desciende de 22ºC a -196ºC y se pone en nitrógeno líquido. Para saber las ventajas o no de un procedimiento como este, investigadores del Centro de Reproducción Humana de Nueva York llevó a cabo un estudio retrospectivo liderado por el equipo del doctor Vitaly A. Kushnir.

Analizaron datos de 2013 de 380 centros de fertilidad de Estados Unidos publicados por la Sociedad de Tecnología Reproductiva Asistida. El equipo identificó 11.148 ciclos con donación de ovocitos de los que 2.227 eran de donantes y criopreservados.

Un 12% de los ciclos de FIV habían sido cancelados cuando el óvulo era fresco mientras que el porcentaje de criopreservados se situaba en el 8,5%. Estos datos sólo se tratan al porcentaje de ciclos de Fecundación in Vitro iniciados.

Sin embargo, los resultados del análisis también sacaron a la luz que las tasas de nacidos vivos con el uso de la criopreservación de ovocitos en cada ciclo de FIV completado fueron inferiores al 43% frente al 50% en el de los óvulos frescos. Asimismo, para cada transferencia de embriones las tasas de nacidos vivos eran 47% con los congelados y 56% frescos.

¿Cuáles son las razones del menor número de nacimientos con el uso de ovocitos congelados? Alguna de las explicaciones extraídas puede ser que haya menos opciones para  seleccionar embriones adecuados ya que hay menos ovocitos al comienzo.

Además, con motivo de la criopreservación y descongelación posterior la calidad de los ovocitos puede verse afectada de forma negativa. El estudio termina llamando a la cautela ya que no permite eliminar factores como la edad de la donante y la receptora, el estado del embrión o la causa de la infertilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *